contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

Filtering by Tag: Viajes

Día 15: Arzúa - Santiago de Compostela

Ivan Blanco

Al igual que en las mejores películas e historias, el tan ansiado momento en el que todas las piezas del puzzle empiezan a encajar, estaba a punto de desplegarse en mi último día del Camino. Día 15 iba a marcar el final de un capítulo en mi vida, con la felicidad que otorga lograr tus propios objetivos y los amigos que vas haciendo durante el viaje. Con una buena pizca de nostalgia, Andrew y yo nos lanzamos a duras penas para enfrentarnos a nuestra última jornada en el Camino de Santiago.

Amaneceres en Arzúa

Para empezar, nos unimos a nuestros amigos más recientes, los peregrinos de Nebraska que conocimos el día anterior (vuelve al día 14 para averiguar más). Como no, nos lanzamos hacia nuestra vieja costumbre de zamparnos un buen desayuno fresco, el cual Padre Nolte decidió ofrecernos y que le agradecimos enormemente. 

Teniendo en cuenta que los demás "Ondiñas" nos llevaban bastante ventaja, ya que se habían quedado a dormir en un pueblo más cerca de Santiago, decidimos ponernos en marcha y apurar el tiempo perdido durante nuestra jornada pulpera (vuelve al día 14 para descubrir este sabroso plato regional). A pesar de que era nuestro último día, íbamos a hacer muchos más amigos de lo que nos podríamos imaginar.

Con la barriguita bien llena, nos despedimos de la capital gallega del queso (Arzúa), para dirigirnos hacia la capital de Galicia y el destino de peregrinación de miles de personas de todo el mundo: Santiago de Compostela. Aquella ciudad que nos había unido en este viaje, estaba a punto de abrirnos sus puertas y aunque fuera uno de los principales motivos para esta aventura ... pronto descubriríamos otros mucho más importantes.

Nuestro segundo desayuno :)

Continuando con nuestro camino, si bien las subidas no eran tan duras como las anteriores, el más menor obstáculo se hacía insuperable hasta el punto de que mis piernas no parecían responder... Uno puede pensar que es normal, tras 14 días en bicicleta seguidos, la fatiga debería notarse. Sin embargo, para mí no creo que la razón fuera física, sino mental. Todas las experiencias y personas increíbles con las que me encontré en estas dos semanas han tenido tal efecto emocional en mí, que la cabeza no quería que mi cuerpo terminara este periplo ... así que, ante esta situación, pues nos paramos para disfrutar nuestro segundo desayuno ;)

Nos detuvimos en una pequeña casita con jardín que era un hervidero de peregrinos de todas partes y se veía que sus dueños eran expertos en desayunos peregrineros. Nos zampamos un buena empanada gallega (más info aquí), un plato muy típico de la región. Mis favoritas son las de pulpo, bacalao, berberechos y las riquísimas zamburiñas, que son un poco como vieiras pequeñas. A ésto le añadimos un buen café con leche, que a su vez nos vino servido en otro producto típico gallego: un taza al estilo Sargadelos. Sargadelos es una marca de cerámicas muy reconocida en Galicia (descúbrela aquí), que se distingue por su patrón de color azul-blanco y cerámica de alta calidad; se usa a menudo para regalar y para ocasiones especiales.

Steph la Australiana sonriente

Tras este desayuno de Galicia Calidade, el frío mañanero nos hizo volver a nuestras bicis para regresar a los magníficos bosques gallegos. Entre los muchos "Ring ring, abrid paso!" y "Buen Camino!", hubo un peregrino que nos hizo reducir la marcha gracias a una de las formas más simples, universales y sinceras de interacción humana: una sonrisa! Lo que parece tan obvio, pero que a menudo olvidamos en nuestras vidas ajetreadas, fue el elemento que nos trajo otra amiga en el Camino, Steph de Australia. Después de visitar sus origines maternales en Grecia y recorrer buena parte de Europa con su mochila, decidió hacer el Camino de Santiago desde Sarria. Sin embargo, ésta no iba a ser la última vez que nos encontraríamos y la próxima iba a ser mucho antes de lo que podríamos esperar.

Sonia y Quique en su increible bar

Queriendo compensar el tiempo perdido, seguimos hasta los límites municipales de Salceda, donde llegamos a un lugar único que no es apreciable a simple vista... primero, sólo vimos una terraza y un bar, después de un momento dubitativo rápidamente disuelto, cómo no, entramos para tomarnos nuestro tercer café del día. Una vez dentro, resultó ser un lugar lleno de historia, donde además de los mensajes sobre las paredes y mesas, lo más llamativo eran ... camisetas! Sí sí, camisetas que colgaban del techo, había por lo menos 100 en todos los colores posibles, colgadas allí por peregrinos, visitantes y amigos de todas las partes del mundo. Por si no fuera batante, la amabilidad y energía de Quique y Sonia, los propietarios, convirtió esta experiencia en un momento extraordinario. Obviamente, ante estas circunstancias, una de mis foto-entrevistas se hacía obligatoria; la reciente historia detrás de este lugar único fue muy interesante y conmovedor a la vez. Sin embargo, al igual que las demás foto-entrevistas, se publicarán más adelante dentro de su propio contexto.

Después de esta agradable sorpresa y dirigiéndome hacia mi ya, muy frío café, me reuní con Andrew y... Steph! Sí sí, la feliz Australiana que nos encontramos anteriormente nos alcanzó y se unió a nuestro momento café (y sí, tienes razón, nuestras pocas ganas de acabar nos hacía muuuy lentos). Como ya estábamos más o menos cerca de Santiago, intercambiamos selfies y WhatsApp para reunirnos de nuevo allí y celebrar juntos nuestro Camino!

Un peregrino a caballo muy cómodo

A pocos kilómetros para llegar a Santiago, Andrew y yo seguimos la ruta... aunque con la nostalgia de la aventura a punto de acabar, el hambre se hizo presente y nos detuvimos de nuevo. Mientras Andrew se zampó unos buenos huevos con bacon, yo recurrí a mi querida cerveza gallega, Estrella Galicia. Durante esta enésima parada, nos encontramos con dos australianas más, Sam y Jayne, y también unos caballogrinos. Si te entran las dudas de que hacer el Camino a caballo es legítimo, sí sí, lo es. Los requisitos para ser un peregrino del Camino de Santiago de Compostela son de hacerlo a pie, en bicicleta o a caballo, además de las distancias mínimas en cada caso.

Llegados al fin a Pedrouzo (última colina antes de Santiago) el para mí conocido horizonte de Santiago se desplegaba en todo su esplendor y con un cielo completamente azul, atravesado sólo por las impresionantes torres de la Catedral de Santiago de Compostela, donde descansan los restos del Santiago Apóstol: la razón que ha motivado esta famosa peregrinación religiosa durante siglos.

Al fin, Santiago!

La sensación de logro, felicidad y satisfacción de entrar en la ciudad donde realicé mis estudios y pasé casi 10 años de mi vida, con sólo la fuerza de mis piernas y mi querida bici con sus 20 kg de peso, fue uno de los momentos más gratificantes que jamás he vivido. La felicidad fue tal que hasta salté sobre la señal indicativa de la ciudad, como puedes comprobar en la foto de cobertura más arriba.... pasar por sus calles adoquinadas, flanquear el "Museo do Pobo Galego", para luego ascender a la "Plaza de Cervantes" (nombrada en honor a uno de nuestros más grandes escritores) y acabar finalmente por descender al punto de destino tan ansiado, la magnífica catedral de Santiago... todo ello hizo que mis recuerdos y sentimientos se entremezclaran en una gran explosión de alegría y satisfacción. Lo mejor, que además fui recibido por mis padres y uno de mis mejores amigos, Jorge, compartiendo así juntos este logro único para mí. Después de éste momento de júbilo, nos fuimos a otro lugar con historia, el "Hostal de los Reyes Católicos", el hotel de 5 estrellas situado junto a la catedral y donde realicé una de mis prácticas de verano hace unos años. Después de la propia Catedral, es probablemente una de las construcciones más emblemáticas e históricas de Santiago, que en su día servió como hospital para peregrinos (sigue éste enlace para saber más sobre su historia). Fuimos muy bien recibidos por mis antiguos compañeros y disfrutamos de unas riquísimas tapas en el restaurante "Enxebre".

La paciencia del peregrino

Al tener que irse mis padres, Jorge, Andrew y yo comimos algo juntos antes de irnos a buscar nuestra "Compostela", el certificado expedido por las autoridades eclesiásticas de la Catedral, que hace constar haber realizado la peregrinación a Santiago. Para obtenerla, tienes que llevar contigo la credencial del peregrino (puedes ver la mía aquí debajo) e ir sellándola durante tu peregrinación en cualquier iglesia o albergue por el que vayas pasando. Existe también una distancia mínima, al menos 100 kilómetros a pie o 200 kilómetros si vas en bici (para más info pincha aquí).

 

La credencial a reventar!

 

"Hollywood" made in Germany

Así nos dirigíamos entonces al último paso de nuestro Camino para recibir una gran.. cola! La Oficina del Peregrino, donde se otorga el certificado, estaba a rebosar de gente, pero al contrario de lo que cabría esperar (especialmente para los que hacen el Camino en agosto) no era debida al exceso de peregrinos, sino que fue a causa del "Hollywood" alemán, que ya nos encontramos durante mi día 11 del Camino. Por lo tanto, con la paciencia del peregrino, esperamos hasta que terminaran un par de escenas y nos quedamos observando esos inmaculadamente limpios "peregrinos", con mochilas que parecían hechas de pluma... así entonces, armados de paciencia, al final pudimos llegar al último punto de nuestro viaje.

Mi Compostela!

Último punto...? Pues no exactamente. Regresando a la plaza do "Obradoiro", donde se encuentra la Catedral, me reuní con otros 3 amigos de facultad, Pablo, David y Martín. Vinieron a saludarme y compartir otro momento de recuerdos, antes de que Andrew y yo nos dirigiéramos al Albergue y nos reuniéramos con los demás "Ondiñas" para cenar y celebrar nuestra peregrinación!

 

Lo conseguimos!

 

Así fue, que lo que comenzó como un "Venga, me voy en bici a Santiago", acabó siendo una de mis aventuras y experiencias más grandes jamás vividas. No hay una sola razón para hacer el Camino, hay tantas como personas e historias que uno se puede encontrar mientras lo hace, y como con la mayoría de los viajes y aventuras, lo que importa son las personas que conocerás, el recorrido y lo que aprenderás para tu propia vida .

Por lo tanto, voy a terminar mi último día con mi Decimosexto consejo para el Camino:

Haz el Camino con tu propia razón personal, olvídala en el camino para disfrutar el viaje y dejarte inspirar por la gente que te encontrarás.

"Buen Camino" queridos amigos!

 

PD: ¿Curioso por saber dónde empezó todo? Vuelve aquí al Día -1 y Día 1.

Día 7: Belorado - Hornillos del Camino

Ivan Blanco

Empezando el día en un lugar cuyo nombre parece combinar un legendario destino de buscadores de oro (El Dorado), y con las primeras letras que recuerdan a la belleza italiana o un nombre típico de chucho, otro gran día parecía estar destinado a ocurrir.

Como es costumbre para los bicigrinos, teniendo la habitación sola para nosotros, nos levantamos algo tarde. Por lo que nos tomamos un desayuno rápido pero completo y nos despedimos calurosamente de nuestro compañero Jürgen (vuelve al día 6 para más información). Tras dejarnos, Jürgen prosiguió su camino por la ruta del norte, pasando por los magníficos "Picos de Europa" (haz clic aquí para ver sus posts), visitando luego Santiago, para descender al sur por Portugal y finalizar su largo viaje en Granada (puedes ver todo su recorrido aqui). Es así como completó lo que él llamaba Jürgen's Weg, (= el Camino de Jürgen), un impresionante viaje de 4 semanas en bicicleta, enhorabuena amigo.

"Danke für deine Zeit Jürgen und ich hoffe unsere Radwege kreuzen sich irgendmal wieder! LG!"

De vuelta al equipo Ondiñas inicial, la felicidad y alegría del Camino provocadas por la gente que uno se encuentra, las experiencias vividas, los preciosos paisajes, la gastronomía y mucho más, hicieron lo que tarde o temprano tenía que ocurrir, que nuestras cuerdas vocales vibraran, o lo que es más comúnmente conocido como: cantar. Es así como con una buena carga de endorfinas empezamos a cantar canciones en el Camino. Pasando por las típicas de bares, algunas catalanas, otras vascas y algunas gallegas, acabamos con una canción especial que se convirtió en una de nuestras favoritas: ¡Ondiñas! (haz clic aquí para escuchar la canción completa)

Básicamente va de unas olas que van y vienen y de la Rianxeira (más información aquí). Es una de las canciones populares más conocidas de Galicia y siempre despierta emociones positivas tanto para los que viven allí como los que nos encontramos en la emigración alrededor del mundo. Es como un himno de la cultura gallega que en cierta medida se convirtió en el símbolo de nuestro destino, y a la vez, en la canción de nuestro camino y nombre de equipo.

Bicigrinos mochileros

Aún con este comienzo más bien gallego, el catalán rápidamente se hizo protagonista cuando nos cruzamos con otros bicigrinos de Girona. Su particularidad no era sólo su fuerte acento catalán, sino también el enorme tamaño y lugar de su equipaje. Llevaban mochilones típicos de excursionistas y peregrinos... sí sí, de los grandes grandes. Y aunque éstos bailaran de un lado al otro, iban muy contentos con ellos y fueron una buena forma para iniciar nuestra conversación.

Siguiendo la ruta, nos encontramos de nuevo con paisajes de belleza únicos, que se trataban en este caso de las tierras de Burgos. En las que tras unas sesiones de saltos y árboles magníficos, desgraciadamente, nos topamos con uno de los males más temidos de cualquier ciclista: ¡el pinchazo!     

Dos recorridos un Camino

La verdad es que ya habíamos sufrido un pinchazo el día anterior. Le había tocado a la bici de Maitane, pero con nuestro trabajo en equipo lo resolvimos rápidamente. Así que esta vez la pregunta era a quién le tocaría... Pues, resulta que le tocó de nuevo a la bici de Maitane. A pesar de la decepción inicial de un nuevo pinchazo, ello me permitió sacar una foto de dos árboles preciosos y hacer un pequeño recorrido en bici sin mis alforjas para ir en ayuda de Maitane. Sin embargo, en este caso, cambiar la rueda se hizo más difícil de lo esperado. La válvula del neumático era tan estrecha que no conseguíamos inflarlo con nuestro bombín, pero afortunadamente, una patrulla de Protección Civil pasaba justo en ese momento y nos ayudaron a cambiar la rueda para poder rodar de nuevo.

Octavo consejo para el Camino: siempre llévate recambios y las herramientas adecuadas, nunca sabrás cuándo y dónde las necesitarás. Además, no temas pedir ayuda, la gente te ayudará más de lo que te puedas esperar.

Catedral de Burgos

Pasados estos pequeños contratiempos, conseguimos llegar a la histórica ciudad de Burgos, pero atención, hay dos caminos para entrar al centro. El recorrido que bordea el río y más bonito, o el camino más feo e industrializado que cruza todo el polígono industrial de Burgos, que fue el nuestro. Por si esto no fuera bastante, se arriesga uno a incluso ser atropellado... sí sí, atropellado por un coche. Eso es lo que me pasó a mí con uno que salía de un parking y se había quedado mirando al otro lado. Pero recordando el mensaje de mi primer consejo para el Camino, que todo tiene solución, el shock inicial resultó no ser nada. Ni siquiera me caí de la bici y el golpe leve sólo lo sufrieron mis alforjas. Así que tras lo que acabó siendo una simple anécdota, continuamos alegremente con nuestro Camino.

Tras esta entrada poco pictórica, pronto llegamos a apreciar la gran belleza que alberga el centro de Burgos, además de, su famosa Morcilla de Burgos. La cual se diferencia de los demás tipos de morcilla por ser hechas con arroz (más información aquí), ¡mmmm qué rica!

Morcilla de Burgos, ¡buenísima!

Acabado otro momento gourmet, nos dirigimos a abandonar la ciudad burgalesa con un nuevo acompañante, la lluvia, sin embargo, su intensidad duró poco y nos pudimos poner en marcha rápidamente. Cuando estábamos ya a punto de acabar nuestra jornada, uno de nuestros mayores enemigos decidió volver a unirse: ¡el Sr. Pinchazo! Y adivina, tal cual una trilogía, volvió a atacar la bici de Maitane.

Pero al igual que en las mejores secuelas, lo hizo de una manera única, se pinchó con...

Exacto, me gusta dar sorpresas y mantener el suspense, pero no te preocupes, estate atento al día 8 y descubrirás quién es el Sr. Pinchazo más grande jamás conocido ;)

Día 1: St. Jean Pied de Port - Roncesvalles parte 2

Ivan Blanco

Vuelve a la Parte 1 para leer la historia completa

Vicente y yo

Vicente es probablemente la persona s impresionante que jamás conocí, si fuera la mitad de fuerte que él, sería Superman. Vicente sufre de paraparesia espástica neuromuscular, una enfermedad poco común que provoca un agarrotamiento progresivo de las extremidades inferiores y que incluso puede hacer que algún día acabe en una silla de ruedas.

Vicente saliendo de Roncesvalles

Ésta es precisamente la razón por la cual decidió hacer el Camino de Santiago, es para él una cuestión de ahora o nunca. Cuando me lo encontré llevaba recorridos 15 km de subida desde Saint Jean Pied de Port, de donde salió a las 7 de la mañana (llevaba 12 horas caminando). Sólo nos quedaba una hora de sol y al verle caminar de esta manera no podía hacer otra cosa que pararme y preguntarle qué tal iba o si necesitaba ayuda. De hecho, estaba tan cansado que ya no podía más y las piernas le dolían mucho, hasta el punto de no poder continuar. Decidimos entonces de llamar un taxi pero tanto mi teléfono francés como el español no tenían cobertura y el suyo no tenía batería..., además, el lugar más cercano estaba a por lo menos 5 km. Por suerte, Vicente tenía una batería externa con la que conseguimos arrancar su móvil y llamar al albergue en el que me había alojado la noche anterior. Conseguimos el número de un taxista de Valcarlos, el cual llegó como unos 45 minutos más tarde, nos encontrábamos en un punto verdaderamente remoto. La noche empezaba a caer, por lo que al final decidí acabar la etapa y acompañar a Vicente.

Andoni, el taxista, nos acabó dejando a las 22:00 de la noche en Roncesvalles, donde tanto Vicente como yo hemos podido tomarnos un merecido descanso. Esto fue probablemente uno de mis encuentros más importantes de todo el Camino y que nunca olvidaré, ambos Vicente y yo nos hemos probablemente salvado la vida o al menos hemos evitado pasar una noche muy muy fría.

La motivación, fuerza, energía y valentía de Vicente son de lo más inspirador y su historia me ha conmovido hasta lo más profundo. Si deseáis ayudar su causa, podéis hacerlo contactando la asociación Americana o Española que luchan para combatir esta enfermedad.

¡Gracias Vicente y buen Camino!