contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

Filtering by Tag: Burgos

Día 7: Belorado - Hornillos del Camino

Ivan Blanco

Empezando el día en un lugar cuyo nombre parece combinar un legendario destino de buscadores de oro (El Dorado), y con las primeras letras que recuerdan a la belleza italiana o un nombre típico de chucho, otro gran día parecía estar destinado a ocurrir.

Como es costumbre para los bicigrinos, teniendo la habitación sola para nosotros, nos levantamos algo tarde. Por lo que nos tomamos un desayuno rápido pero completo y nos despedimos calurosamente de nuestro compañero Jürgen (vuelve al día 6 para más información). Tras dejarnos, Jürgen prosiguió su camino por la ruta del norte, pasando por los magníficos "Picos de Europa" (haz clic aquí para ver sus posts), visitando luego Santiago, para descender al sur por Portugal y finalizar su largo viaje en Granada (puedes ver todo su recorrido aqui). Es así como completó lo que él llamaba Jürgen's Weg, (= el Camino de Jürgen), un impresionante viaje de 4 semanas en bicicleta, enhorabuena amigo.

"Danke für deine Zeit Jürgen und ich hoffe unsere Radwege kreuzen sich irgendmal wieder! LG!"

De vuelta al equipo Ondiñas inicial, la felicidad y alegría del Camino provocadas por la gente que uno se encuentra, las experiencias vividas, los preciosos paisajes, la gastronomía y mucho más, hicieron lo que tarde o temprano tenía que ocurrir, que nuestras cuerdas vocales vibraran, o lo que es más comúnmente conocido como: cantar. Es así como con una buena carga de endorfinas empezamos a cantar canciones en el Camino. Pasando por las típicas de bares, algunas catalanas, otras vascas y algunas gallegas, acabamos con una canción especial que se convirtió en una de nuestras favoritas: ¡Ondiñas! (haz clic aquí para escuchar la canción completa)

Básicamente va de unas olas que van y vienen y de la Rianxeira (más información aquí). Es una de las canciones populares más conocidas de Galicia y siempre despierta emociones positivas tanto para los que viven allí como los que nos encontramos en la emigración alrededor del mundo. Es como un himno de la cultura gallega que en cierta medida se convirtió en el símbolo de nuestro destino, y a la vez, en la canción de nuestro camino y nombre de equipo.

Bicigrinos mochileros

Aún con este comienzo más bien gallego, el catalán rápidamente se hizo protagonista cuando nos cruzamos con otros bicigrinos de Girona. Su particularidad no era sólo su fuerte acento catalán, sino también el enorme tamaño y lugar de su equipaje. Llevaban mochilones típicos de excursionistas y peregrinos... sí sí, de los grandes grandes. Y aunque éstos bailaran de un lado al otro, iban muy contentos con ellos y fueron una buena forma para iniciar nuestra conversación.

Siguiendo la ruta, nos encontramos de nuevo con paisajes de belleza únicos, que se trataban en este caso de las tierras de Burgos. En las que tras unas sesiones de saltos y árboles magníficos, desgraciadamente, nos topamos con uno de los males más temidos de cualquier ciclista: ¡el pinchazo!     

Dos recorridos un Camino

La verdad es que ya habíamos sufrido un pinchazo el día anterior. Le había tocado a la bici de Maitane, pero con nuestro trabajo en equipo lo resolvimos rápidamente. Así que esta vez la pregunta era a quién le tocaría... Pues, resulta que le tocó de nuevo a la bici de Maitane. A pesar de la decepción inicial de un nuevo pinchazo, ello me permitió sacar una foto de dos árboles preciosos y hacer un pequeño recorrido en bici sin mis alforjas para ir en ayuda de Maitane. Sin embargo, en este caso, cambiar la rueda se hizo más difícil de lo esperado. La válvula del neumático era tan estrecha que no conseguíamos inflarlo con nuestro bombín, pero afortunadamente, una patrulla de Protección Civil pasaba justo en ese momento y nos ayudaron a cambiar la rueda para poder rodar de nuevo.

Octavo consejo para el Camino: siempre llévate recambios y las herramientas adecuadas, nunca sabrás cuándo y dónde las necesitarás. Además, no temas pedir ayuda, la gente te ayudará más de lo que te puedas esperar.

Catedral de Burgos

Pasados estos pequeños contratiempos, conseguimos llegar a la histórica ciudad de Burgos, pero atención, hay dos caminos para entrar al centro. El recorrido que bordea el río y más bonito, o el camino más feo e industrializado que cruza todo el polígono industrial de Burgos, que fue el nuestro. Por si esto no fuera bastante, se arriesga uno a incluso ser atropellado... sí sí, atropellado por un coche. Eso es lo que me pasó a mí con uno que salía de un parking y se había quedado mirando al otro lado. Pero recordando el mensaje de mi primer consejo para el Camino, que todo tiene solución, el shock inicial resultó no ser nada. Ni siquiera me caí de la bici y el golpe leve sólo lo sufrieron mis alforjas. Así que tras lo que acabó siendo una simple anécdota, continuamos alegremente con nuestro Camino.

Tras esta entrada poco pictórica, pronto llegamos a apreciar la gran belleza que alberga el centro de Burgos, además de, su famosa Morcilla de Burgos. La cual se diferencia de los demás tipos de morcilla por ser hechas con arroz (más información aquí), ¡mmmm qué rica!

Morcilla de Burgos, ¡buenísima!

Acabado otro momento gourmet, nos dirigimos a abandonar la ciudad burgalesa con un nuevo acompañante, la lluvia, sin embargo, su intensidad duró poco y nos pudimos poner en marcha rápidamente. Cuando estábamos ya a punto de acabar nuestra jornada, uno de nuestros mayores enemigos decidió volver a unirse: ¡el Sr. Pinchazo! Y adivina, tal cual una trilogía, volvió a atacar la bici de Maitane.

Pero al igual que en las mejores secuelas, lo hizo de una manera única, se pinchó con...

Exacto, me gusta dar sorpresas y mantener el suspense, pero no te preocupes, estate atento al día 8 y descubrirás quién es el Sr. Pinchazo más grande jamás conocido ;)

Día 6: Navarrete - Belorado

Ivan Blanco

Sorpresas es como se podría llamar la noche en Navarrete.

Tras una tromba de agua que casi convertía las calles en ríos, el equipo Ondiñas nos dirigíamos alegremente a nuestro albergue, donde me esperaba alguna que otra sorpresa: mi camiseta favorita, que además encantaba a todo el mundo en el Camino, había decidido de tomar un medio de transporte más rápido: aprovechó el diluvio para salir volando hacía Santiago. Pero no os preocupéis, no le gusta viajar sola, así que se llevó mis calzoncillos como compañero. Con cero esperanzas de encontrar a estos traviesos, me di una vuelta por las calles de Navarrete por si acaso. Es así como encontré un precioso poema en alguna pared detrás de nuestro albergue, sin embargo no le hice ninguna foto ni tampoco se lo dije a nadie. Lo hice a conciencia, porque a veces hay que guardarse algunas experiencias para uno mismo y simplemente disfrutar de la belleza pura sin más. Y si aun así tienes curiosidad, pues no queda más que hacer el Camino y descubrirlo por ti mismo. Dado que dos sorpresas no vienen solas, encontré a otra persona dispuesta a participar en mi proyecto de foto entrevistas. En este caso se trataba de un local, Aitor, que llevaba el albergue donde estábamos y él mismo también había hecho el camino recientemente, aunque con una particularidad... ¡totalmente descalzo! Otra vez más, una historia única se sumaba a mi proyecto.

Séptimo consejo del Camino: no necesitas un selfie con todo lo que te encuentres, aprecia la belleza del mundo que nos rodea primero con tus ojos.

Superada la tremenda tormenta de la noche anterior, iniciábamos una nueva mañana del Camino con la lluvia saludándonos durante el desayuno. Puede que me sentí motivado por la repentina despedida de mi camiseta favorita, ya que fue cuando decidí enviar directamente a Santiago todo el exceso de equipaje que llevaba arrastrando (comprueba aquí la oferta para peregrinos de Correos). De hecho, todo lo que me sobraba llegó a sumar 5 1/2 Kg. No me extraña que la subida del primer día, la ruta de Cize, me había hecho sufrir tanto.

Las mejores uvas

Despidiendo la encantadora Navarrete, conseguimos escapar de la lluvia tras sólo unos 20 minutos de pedaleada en lo que paradójicamente, iba a convertirse en uno de los días más calurosos. Mientras cruzábamos de nuevo los preciosos viñedos de La Rioja, no pude resistirme a probar alguna de las uvas y la verdad es que... ¡son increíbles! Su frescura y sabor son algo que nunca había llegado a probar antes. Si haces el Camino en Septiembre, no dejes la oportunidad de probarlas, no te defraudarán, eso sí, no te des un festín, recuerda que es la cosecha de alguien.

El dulce y feliz Maurice

Prosiguiendo nuestro camino tras esta experiencia de grumete, en un momento dado me encontré con un peregrino y estampa que tenía que inmortalizar. El paisaje en el que nos encontrábamos y la cariñosa expresión invitaban a hacerlo. Con un gesto de cámara a modo de pregunta, accedió positivamente y es así como empezó mi conversación con Maurice, que viene siendo un vecino de tierras francesas. De hecho se encontraba muy agotado del calor y el propio Camino, le pregunté si necesitaba algo y resulta que no le quedaban agua ni comida, por lo que le di un par de uvas que aun tenía y llené su botella de agua, la cual bebió en prácticamente un sólo trago. Solamente me quedaba medio litro para mí pero no me preocupaba si con ello ayudaba a un compi del Camino, además, así conseguí mi foto. "Merci et bonne route Maurice !"

Poco después de este encuentro, estábamos a punto de hacer otro amigo del Camino. En un punto de descanso cercano a Santo Domingo de la Calzada, conocimos a Jürgen de Alemania. Estaba haciendo su propio camino que había empezado en Hameln (en el norte de Alemania) y se iba dirigir por lo menos hasta Portugal. Gracias a este encuentro, la historia de sus 4 semanas de periplo forman ahora parte de mi proyecto fotográfico. Además, se convirtió en compañero de viajes al unirse a nuestro equipo Ondiñas para este día. Si os interesa saber más de "Jürgen's Weg" y ver las fotos de los demás sitios que recorrió, podéis visitar su blog en alemán aquí.

Senderos serpenteados del Camino

Con el equipo ciclista más grande que llegamos a tener hasta el momento, nos dirigíamos juntos hacia Belorado. Es allí donde nos encontramos con el primero y único albergue que nos ofrecía una piscina tremenda, billar, salón, cocina completa y más (Albergue A Santiago). Siendo también uno de los primeros pueblos de la provincia de Burgos, no nos quedaba otra que comprarnos un buen vinito y un queso fresco fresco de Burgos. Con el día anocheciendo y el súper a punto de cerrar, nos hemos tenido que dar prisa e ir literalmente corriendo hacia él, tarea nada fácil, con toda la belleza que escondía este pequeño pueblo.

El "Tuerce Botas"

Aún así, conseguimos llegar justo a tiempo antes de que cerrara el único supermercado que había y nos compramos un queso de cabra y uno de Burgos riquísimos. Acompañamos el todo con un excelente vino de La Rioja de nombre ideal para el Camino: el "Tuerce Botas".

¡Fue nuestra sobremesa perfecta!