contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

Filtering by Tag: Peregrinos

Por el Norte: Día 5 Gernika - Portugalete

Ivan Blanco

Back to English

Después de haber dormido en un lugar lleno de historia, arte y símbolos como los que se pueden encontrar en Gernika, la persistente lluvia del Norte decidió acompañarme un poco más hasta llegar a las colinas de una destacada ciudad vasca...

Mi quinto día del Camino del Norte comenzaba con una nueva amiga, la peregrina Camille (vuelve al día 4 para saber más), con la que fui a por el ritual típico de una mañana peregrinera, nos lanzamos a por un buen desayuno:

Desayuno Bicigrino

Desayuno de campeones

Viendo la lluvia caer intensamente, tomé la oportunidad para hacerle a Camille una de mis foto entrevistas del Camino (uno de mis proyectos para mis Caminos en el que retrato y hago preguntas a peregrinos y gente local relacionados con el Camino de Santiago).

Con otro desayuno de campeones, mi barriga bien llena y sin visos de ver la lluvia remitir, siendo además ya las 10:30, cubrí mis alforjas lo mejor posible y me puse de nuevo en ruta hacia Santiago. Deseándole un buen y merecido descanso a Camille, me aventuré con mi querida Orbea por unos senderos más arduos que de costumbre, poniéndola a prueba por rutas enfangadas y estrechas que me dejaron más moreno que en un solárium...

Nieblina

Quinto consejo ciclista para el Camino: sobre todo en el Camino del Norte, llévate chubasquero y fundas para la lluvia, casi seguro las necesitarás en algún momento de tu periplo.
— 10 de junio 2015

A veces los cambios más grandes cambios de la vida vienen de las decisiones que parecen menos importantes

Los gallegos (región al noroeste de España) nos caracterizamos por nuestra perseverancia y terquedad, así que llevé hasta sus límites mi igualmente decidida bici vasca; puedes ver aquí (sólo en inglés; alternativa española aquí) la preciosa historia de la legendaria marca de bicis Orbea en palabras del ex-ciclista profesional Pedro Horrillo para Rouleur.

Con persistencia vasca y gallega, conseguí un ascenso heroico para mí llevando mis casi 25 kg de bici y alforjas a la colina de una de las ciudades más conocidas y grandes del País Vasco: ¡la ciudad de Bilbao! Con un timing perfecto, la lluvia se paró justo a tiempo para dejarme hacer unas fotos y disfrutar de la belleza natural vasca:

¡¡¡Bilbao!!!

Bilbao, conocida internacionalmente por albergar una de las obras arquitectónicas mas destacadas del mundo, el impresionante Museo Guggenheim, tiene sin embargo mucho más que ofrecer que eso. Es la décima ciudad de España y aunque está marcada por un importante origen industrial, se ha convertido en una ciudad cosmopolita que une su herencia vasca con una re-urbanización moderna creando una ciudad viva y conectada con los tiempos actuales.

En definitiva, Bilbao es una ciudad que bien vale la pena visitar si se viaja al País Vasco o, como en mi caso, se atraviesa peregrinando. Sin embargo no soy muy aficionado a las grandes ciudades y menos aún a los grandes albergues masificados que suelen tener, por lo que me fui en dirección hacia la siguiente ciudad en el Camino, Portugalete (no no, no preguntes, nada que ver con Portugal ;) ). Aún sin ser todo lo que hay, no pasar por el Guggenheim estando en Bilbao, es como visitar París sin pasar por la Torre Eiffel... Así que desviándome del Camino, seguí el río Nervión para sacar por lo menos dos fotos de este logro arquitectónico de Frank Gehry; échale un vistazo a su TED Talk (hay opción para subtítulos en español) para conocer más sobre este fantástico artista.

El impresionante Museo Guggenheim de Frank Gehry

Después de sacar algo más que un par de fotos de este emblemático museo y bastante alejado del Camino del Norte original, continué por la orilla del río con la esperanza de llegar a un puente... Sin embargo no encontré ninguna forma de atravesarlo y acabé adentrándome de lleno en la zona industrial de Bilbao, una de las principales piezas de la maquinaria industrial de España:

Sin ser las idílicas rutas naturales del Camino del Norte, este desvío me permitió apurar el ritmo y llegar a Portugalete más pronto que en otras ocasiones. Deseando ya cruzar el río, perplejado me quedé al ver que no había ningún puente, pero aun así, conseguí cruzarlo... y no no, no he tenido que poner a prueba la flotabilidad de mi bici ni tampoco mis habilidades de nadador, ni tampoco estaban los remadores de la zona dispuestos a portear mis 25 kg... La forma de cruzar el río en Portugalete es con un puente de lo más peculiar y que nunca había visto antes, conformándose por sí mismo como la construcción más importante de Portugalete: el Puente de Vizcaya.

¡El puente de Vizcaya!

Lo que se ve es una especie de cabina que transporta coches, personas, bicicletas y como en mi caso, peregrinos, a través del río Nervión; también llamado puente colgante. Erigido en 1893, el concepto es fruto de uno de los discípulos de Gustave Eiffel, Alberto Palacio, quién ante la necesidad de crear un puente de fácil paso para los barcos pero a un coste reducido, fue ésta la original idea que se le ocurrió. Tanto es así, que la unión de su eficiente funcionalidad y belleza hicieron que fuera escogido a formar parte por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, siendo así el único monumento industrial de España con ésta distinción.

Camino North - Day 05 - Copyright Ivan Blanco - LR-6924.jpg

Tras este hermoso salto me fui a buscar el albergue municipal, para acabar descubriendo que estaba... cerrado. Además, la pensión más cercana se llenó justo 10 minutos antes de que llegara. Sin embargo, me ayudaron a encontrar otras pensiones e incluso llamaron algunas directamente para preguntar si tenían disponibilidad. Así fue y ello me llevó a mi siguiente sorpresa urbanística, me indicaron que había que subir y que podría utilizar las cintas transportadoras.. ¿en serio? ¿Cintas? Me rasqué la cabeza y acabé deduciendo que querían decir ascensores.. pero sorpresa, sorpresa, las cintas transportadoras son reales. Me callé la boca y al menos no está nada mal que otro medio lleve mi bici de vez en cuando.

Acomodado en mi hogar para este día y sin otros peregrinos a la vista, me lancé a esta encantadora ciudad, buscar mi cerveza favorita (puedes ver el amor que le tengo a partir del día 3 de mi Camino Francés) y terminar mi quinto día con uno de los  atardeceres más increíbles que jamás he visto en mi vida. Me pasé literalmente una hora entera sacando fotos.

¡Explosión de colores!

A pesar de las tormentas, lluvia, barro y demás inconvenientes, no desesperes, el Camino de Santiago es una prueba de sacrificio y entrega que te acaba recompensando con gratificantes descubrimientos, despertando hasta el más explorador en ti.

Si quieres ver más de esos momentos, estate atento a mis próximas entradas de mi Camino Por el Norte en FacebookTwitterInstagram o Pinterest.

Dia 13: Samos - Palas de Rei

Ivan Blanco

Queso do Cebreiro y miel espactacular!

Con el día 13 de mi Camino a punto de empezar, nos deleitamos con un maravilloso desayuno en el mismo sitio que habíamos cenado la noche anterior. Como opción había tostas con el típico queso do Cebreiro y miel, que al igual que la última vez, estaba riquísimo (ve al día 12 para saber más acerca de este particular queso gallego).

Para lo que se estaba ya convirtiendo en rutina, este día iba a comenzar mi viaje tarde de nuevo, pero como ya dijo tan elocuentemente Gandalf el mago en El Señor de los Anillos: "Un mago [o bicigrino, en este caso] nunca llega tarde, ni pronto, llega exactamente cuando se lo propone.".

Decimocuarta recomendación para el Camino: cada región de España tiene sus propios productos, platos y costumbres, pruébalos, no te decepcionarán.

 

En ruta

 

En esta ocasión, volví al monasterio para encontrar un monje al cual podría entrevistar para mi proyecto de fotografía. Encontré allí fray Lorenzo, que al principio se sorprendió pero aceptó de buen agrado. Incluso fue más allá al presentarme a otro peregrino, Antonio, que es un buen conocido en todo el Camino. En realidad, vive en el Camino, y gracias a la maravillosa generosidad y ayuda de la gente, va y viene a través del mismo. Tenía en mente llegar a Roma muy pronto... pero no voy a revelar demasiado, ya que el proyecto fotográfico merece su propio marco y contexto.

Justo antes de hacer estas entrevistas, me reencontré con Alessandro y Daniela, los bicigrinos que había visto algunos días antes junto con otro italiano, Alex, el peregrino barbudo del día 4. De repente, mientras estaba entrevistando a Antonio, conocí a otro bicigrino más, Marcos, que me preguntó si yo era un periodista o algo así. Él sí es un verdadero periodista aunque no iba a ser la última vez que nos cruzaríamos... sigue leyendo.

Hacia rutas salvajes

Por fin, empezando a hacer aquello por lo que me embarqué en esta aventura, me dirigí rumbo a Santiago, pero no sin antes hacer una parada rápida en Sarria, por la cual cruza parte del Camino y que tiene una historia personal para mí. No podía pasar sin decir hola a la adorable abuela de mi ex-novia, que tantas veces me hizo la cena, tantas veces me alojó y que siempre tenía una sonrisa para mí. Por desgracia, ya que salí tarde para hacer el Camino, no se encontraba en casa, y se había ido hacer la compra. Por lo menos le dije hola al perro y al gato, y le dejé una nota.

El verdadero punto kilométrico 100... y ejemplo de como no se deben vandalizar los elementos históricos!

Continuando con mi ruta y pasando por vías férreas, bosques frondosos y casi alcanzando el marcador de los 100 km para Santiago, me reencontré con un viejo conocido, Marcos, el periodista que había visto esa misma mañana. Comenzó su Camino en Madrid y tenía un número limitado de días para hacerlo, aun así, me acompañó hasta Palas del Rei. Al poco, llegamos juntos al marcador de los 100 km para Santiago, pero... cuidado, no te engañes. Hay un punto kilométrico que en realidad está trucado como si Bart mismo hubiera pasado por ahí (busca "Los Simpsons" para más información), ya que el primero que te encontrarás es falso. Así que, o bien esperas 1 km para llegar al verdadero, o simplemente haces como nosotros, una foto con ambos :)

Con la puesta de sola a punto de comenzar, una llamadita al resto del equipo "Ondiñas" confirmaba el destino final del día y la reserva para uno más. Una vez llegados a Palas del Rei, nos convertimos en uno de los grupos de bicigrinos más grande de todo mi Camino, tantos, que incluso completamos una habitación entera sólo con nosotros.

Explosión de colores

Hablando de puestas de sol, a pesar de que esta pequeña ciudad no tenía mucho que ofrecer, sí nos dio una de las mejores puestas de sol en todo nuestro Camino. Los colores y la luz eran simplemente espectaculares; con todo el mundo pasmado, la estrella del momento (valga esto como analogía perfecta) fue el astro solar. Palas del Rei también me movió a comprarme una nueva camiseta para cubrir la pérdida en Navarrete el día 5 de mi Camino. Y muy bien que hice, porque tenía todas mis prendas en la lavadora que pusimos antes de irnos a cenar. Pero, ay la lavadora ...

Mantente atento a mi próximo día y descubre la sorpresa que este maravilloso invento nos iba a dar...

Día 11: Astorga - Villafranca del Bierzo

Ivan Blanco

Con el día 11 a punto de comenzar y casi tocando Galicia con la punta de mis dedos, nos fuimos los 7 dirección a Santiago de Compostela (si te perdiste el crecimiento de nuestro equipo "Ondiñas", compruébalo en el día 9 y el día 10).

El equipo "Ondiñas"

Como es habitual para los bicigrinos, éramos los últimos en salir del Albergue y justo después nos dirigimos a nuestro ritual matutino, el desayuno. Aunque hemos pasado la mayor parte del tiempo juntos, en algún momento perdí el equipo "Ondiñas" por aventurarme por un camino más agreste, que en un momento dado incluso se reducía al ancho de una persona, pero fue muy divertido de recorrer.

Durante este trayecto me encontré con Klaudia, una chica española de Málaga, que estaba haciendo el Camino para reencontrarse a sí misma y su propio camino. Sin embargo, me dijo que yo era uno de los primeros españoles que conoció y que la mayoría de la gente con la que se cruzó sólo hablaba Inglés. Y es cierto, la mayoría de las personas que he conocido eran de todas partes del mundo, tenlo en cuenta si vas hacer el Camino para aprender español. Si es así, te conviene considerar otros caminos, como el "Camino del Norte" o la "Vía de la Plata".

Estación Tecnológica Móvil del Camino

Pasando entre arbustos que cubrían casi todo el camino, al quedarse mi GoPro y la cámara sin memoria, me planté en un árbol y reconvertí mi bici en una Estación Tecnológica del Camino móvil, compruébala en la foto. Una vez con las tarjetas descargadas, me dirigí de nuevo por los traicioneros caminos estrechos. De repente me reencontré con uno de nuestros nuevos compañeros, el único e imparable, Andrew.

La Cruz de Hierro

Juntos, logramos alcanzar la Cruz de Hierro, en lo que a priori parecía ser una de las subidas más duras, acabó siendo una de las más agradables. La "Cruz de Hierro" es en realidad el punto más alto de todo el Camino Francés, 1600 m de altitud, donde se encuentra un poste de 5 m con una cruz (réplica de la original) que da a este lugar su nombre (pincha aquí para más información).

De casualidad, nos encontramos allí también con el rodaje de una película, estaban filmando algunas escenas para la adaptación cinematográfica del famoso libro alemán del comediante Hape Kerkeling (info sólo en inglés): "Ich bin dan mal weg" (=Bueno, me piro). En él cubre el Camino de Santiago que hizo hace unos años, narrando las historias y personas con las que se cruzó. No es una pelicula cualquiera, es una de las grandes producciones cinematográficas alemanas con actores de renombre como Devid Striesow, conocido principalmente por su papel en "Der Untergang" y los Falsificadores. Es curioso también que yo mismo comencé mi propio camino y blog de viajes en el día-1 con su libro y un café en Burdeos.

A punto de abandonar la escena de esta producción "Hollywoodiense" alemana, el equipo de rodaje estaban preparando unas falsas piedras del Camino. Cabe destacar también, lo frescos y energéticos que estaban los figurantes del Camino, además, sus pantalones vaqueros, sí has leído bien, vaqueros para una "peregrinación" de 800 kms ... esos y sus bolsos estaban impecablemente limpios. Pero ya sabes, ¡el cine es el cine! Mientras tanto, sucios nosotros, nos poníamos en ruta de nuevo para continuar con nuestra "recolecta" de barro.

Sin embargo, no tengas muy en cuenta mi irónica descripción de este momento, recuerda que una historia no siempre es 100% real, pero si su propósito es puro y apasionado, reflejarán la visión y emociones de una historia real.

Andrew, Mr. Increíble

Ya en ruta y en total contraste con los paseos monótonos de los días anteriores, nos estábamos a punto de comenzar una de mis acciones preferidas sobre una bici: las bajadas! Con un impresionante paisaje de fondo, nuestros primeros descensos nos llevaron por caminos empedrados imposibles, donde paramos de apretar nuestros frenos en ningún momento. Al final, dejándome convencer por Andrew y para no dañar su querida "esposa", nos acabamos decidiendo por un recorrido más suave; ten en cuenta que si una bicicleta sobrevive el hecho de cruzar desde Canadá hasta Argentina (sí sí, desde el más extremo punto del norte al más extremo del sur de América), puede que en casos así también tú le acabarías llamando esposa a tu bici. Ésta es una de varias hazañas que ha hecho, para mí Andrew es el Mr. Increíble. Si tú también estás buscando tu "esposa / esposo", ten en cuenta esto:

El pueblo de Molinaseca

Décimo segundo consejo pare el Camino: si vas a viajar a través de montañas y terrenos agrestes, considera pillarte una bici de montaña con suspensión. Pero, si vas hacer distancias más largas y sobre asfalto, además de alguna que otra escapada por senderos, tu opción será la de una bicicleta treking; más duraderas y equipadas para el transporte de todo tipo de cargas (ésta es la esposa de Andrew. Comprueba aquí los distintos tipos de bicicleta que hay).

Dispuestos ya sobre el asfalto, nos recorrimos los mejores 20 a 30 min. de bajadas que jamás he hecho en una bicicleta, que junto con el impresionante paisaje y los caminos serpenteantes hicieron de éste descenso uno de los más gratificantes. Terminamos esta increíble bajada en un pequeño pueblecito de calles adoquinadas, un hermoso puente, río y lleno de peregrinos. A pesar de la tentación, continuamos nuestra dirección hacia la cercana Ponferrada, donde por casualidad nos tropezamos con la Campeonato Mundial de Ciclismo que reunía a equipos y bicis de todo el mundo (Andrew tiene una divertida historia con algunos ciclistas que competían allí ... pero no la revelaré hasta mi próxima entrada del blog).

Pasando a través de esta gran competición, nos encontramos con un par de periodistas, que de hecho eran de la televisión nacional italiana RAI UNO (similar a la TVE española o la BBC inglesa). Siendo nosotros bicigrinos de un viaje de 800 kms, en la ahora capital mundial del ciclismo, con un corredor de largas distancias estadounidense, un políglota español y una cámara ... digamos que el curso natural de los acontecimientos hacía que una entrevista era más que obligatoria. Así fue, que saqué adelante mi lado más italiano y respondí a unas cuantas preguntas al canal de televisión más importante y grande Italia: ¡mis 15 minutos de fama! ¡¡Yyyhaaa!! ya puedo tachar eso de mi lista de objetivos (envíame un mail si quieres un retrato con mi firma ;) ).

 

Área Castillo de Ponferrada

 

Tratando de evitar la concurrida Ponferrada, terminamos el recorrido en Villafranca del Bierzo, uno de los pueblos de montaña más bonitos de la región. Sorprendentemente, las chicas y Felix todavía se encontraban detrás de nosotros, su parada para almorzar nos puso por delante por lo que era nuestro turno para la habitual reserva masiva en el albergue local. Mientras esperábamos por ellos, practiqué un poco de alemán con 3 peregrinos y también conocí la primera peregrina danesa en el Camino, Fee, una joven actriz haciendo su primer Camino. No me olvides cuando te conviertas en una estrella de Hollywood ;)

Rayos de sol de Villafranca del Bierzo

Con bastante tiempo por delante, me decidí pillar mi portátil (sí sí, me llevé mi pc de 13 pulgadas a través de incesantes colinas, rocas, pinchazos y tormentas increíbles) para intentar trabajar en mi blog. "Intentar", en efecto, curiosa palabra es, ya que puede contener suficiente ambigüedad como para que la tarea enunciada no llegue a llevarse a cabo. Y sí, eso es exactamente lo que pasó. Mientras yo estaba buscando un bar tranquilo y agradable para trabajar, encontré uno con mi cerveza favorita y tan pronto como me detuve, sucedió una de las cosas más comunes en el Camino, unos peregrinos que estaban bebiéndose unas cañas empezaron a hablar conmigo, yo obviamente, me uní a ellos. Fue entonces cuando conocí a Brian, Emma, Ondrej y Brandon así de pura casualidad (una mezcla de australianos, irlandeses y checos). También hice unos cuantos ejercicios de pesas, llevando inútilmente mi portátil alrededor de Villafranca. Tuvimos algunas conversaciones interesantes y fue el típico momento peregrino, después de una dura jornada uno se reúne con gente para conocerlos a ellos y sus historias en un ambiente de lo más familiar.

El delicioso Botillo

Sin embargo, faltaba parte de la familia, por lo que llamé a los otros miembros "Ondiñas" y tan pronto llegaron, gracias a mi amigo de estudios ponferradino Álvaro, me acordé de que en esta región era muy popular un plato llamado "Botillo". Al principio puede parecerse más a un gran trozo de chorizo deformado, y casi casi lo es. En realidad está hecho de varias piezas de cerdo dentro de una gran bola de carne con especias. Lo mejor de todo, que encontramos uno de los mejores sitios de Villafranca para probar el Botillo, nunca nos hubiéramos topado con él si no fuera porque preguntamos a algunos lugareños dónde conseguirlo. El restaurante Don Nacho está en una calle muy estrecha de Villafranca y algo escondido del bullicioso centro; un verdadero secreto local. Pero cuidado, este plato no es para los blandos entre vosotros. Echa un vistazo aqui para más información.

Cena familiar de peregrinos en el Don Nacho

Así fue que once personas que ni siquiera se conocían entre sí la semana anterior, estaban ahora compartiendo una gran cena en un restaurante de lo más local posible, eramos: la familia del Camino!

Sígueme en el blog y mis redes sociales para continuar leyendo más historias y cenas del Camino en mi primera peregrinación a Santiago!